Compartir

1 de junio de 2022

El peligro del sharenting

1 de junio de 2022

Sharenting o cómo madres y padres privan de privacidad a sus hijos exponiéndolos en redes

Sharenting es una palabra compuesta. Viene de “share” compartir y de “parenting” paternidad, y consiste nada más y nada menos que en exhibir a tus hijos en redes. Compartes desde el embarazo, las ecografías, el parto, postparto, su sonrisa, sus conjuntos, sus primeros pasos, sus comentarios, sus cumpleaños, sus actividades. Es decir, dejas tus hijos al desnudo, a veces incluso literalmente, expuestos a los ojos del mundo. Según un estudio de la Universidad de Michigan, el 56% de los padres suben fotografías de sus hijos que podrían resultarles vergonzosas a sus hijos.

A padres y madres sus hijos e hijas les parecen los más graciosos, listos, guapos, ocurrentes, buenos… y hasta bien poco se compartían las bondades de los niños en las cenas de Navidad y otros momentos familiares. Se les llenaba la boca a los padres hablando de goles, sobresalientes, decisiones acertadas de sus hijos, etc., con toda la familia. Incluso sabiendo que al compartir esta información se hacía de menos a primos u otras personas. Se trataba de mostrar el trofeo, en ese caso tu propio hijo, hacerlo brillar delante de los demás y sentir el aplauso, reconocimiento de familiares y amigos. Y daba igual si tus hijos se sentían ridículos o exhibidos, porque padres y madres tenían que alimentar su ego.

Queremos a nuestros hijos a rabiar y todo lo que hacen, dicen y sienten, nos enorgullece. Los bebés y los más pequeños además despiertan ternura y complicidad, así que son la foto perfecta para obtener reconocimiento por parte de otros padres “qué lindura de bebé”, “pero qué monada, me lo como”, “qué cosa tan bonita”, “parece un muñeco”. ¿Pero a qué precio pagas cada comentario que te escriben? ¿Estás segura o seguro de que tus hijos desearían ser exhibidos en las redes sociales? ¿Conoces las consecuencias? ¿Habrá alguien que se pueda estar excitando sexualmente, perdona que sea tan cruda, con la imagen de tu hijo? Sí, lo siento, es así de duro. Pederastas, violadores, exhibicionistas, mafias, todo pulula por las redes. No sabes quién mira esas fotos.

Y algo muy importante, ¿sabes lo que es la reputación virtual? La reputación virtual está compuesta de todo aquello que se ha compartido de una persona, por voluntad propia o por otras personas, como pueden ser los padres. Todas esas borracheras que comparten los jóvenes, gestos obscenos, comentarios negativos, desafortunados, críticos, insultos, fotos subidas de tono, niños disfrazados, todo queda en las redes. Y estará ahí, visible para cuando vayas a una entrevista de trabajo. La reputación virtual tuya y la de tus hijos puede comprometerte de cara al futuro. Todo queda escrito y fotografiado. La Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Niños (NSPCC, por sus siglas en inglés), en Reino Unido, advierte que «cada vez que una foto o video es publicada, se crea una huella digital del niño que puede seguirlo en su vida adulta».

Querido padre y querida madre, el mundo no necesita conocer lo orgulloso que te sientes de tus hijos. Deberías preguntarte por qué tu autoestima depende tanto de que alguien te escriba algo bonito sobre tus hijos, ¿qué subyace detrás de la necesidad de recibir elogios al exhibir a tus hijos? Y sinceramente, ¿a quién le importa ver a tus hijos cómo crecen las notas que sacan, cómo se visten y lo guapísimos que están? Les importa a tus amigos íntimos, tu familia y poco más. A los padres les encanta hablar y compartir cosas de sus hijos, pero no tengas tan seguro o claro que al resto del universo le interesan esos temas. Al igual que a ti, los hijos de las demás, te interesan bien poco, salvo que te toquen de forma cercana.

¿Y qué me dicen del absurdo de felicitar a los hijos en redes cuando no saben leer? Tus hijos no van a leer la felicitación, ¿a quién se la estás escribiendo?

Si para publicar la foto de un amigo, de un momento de trabajo o de cualquier adulto, deberíamos pedir permiso, ¿por qué no lo hacemos con los niños? ¿Son ciudadanos de segunda categoría, no tienen derecho a opinar sobre su imagen? La mayoría de ellos se aburre posando para sus padres y les encantaría que les dejaran en paz. A otros los han expuesto tantas veces a una cámara, que ven un móvil y automáticamente se ponen a posar. Es indecente disponer de la imagen y privacidad de tu hijo como si fuera de tu propiedad. Las personas no son propiedades, ni siquiera lo son los hijos.

Entiendo que las redes pueden hacer llegar fotos e información maravillosa de tus hijos a familiares y amigos que están lejos. Para eso tienes los chats de WhatsApp o haz un grupo de amigos en redes privado, como los adolescentes cuando quieren compartir algo y que los padres no lo veamos.

Antes de compartir fotos y vídeos de tus hijos, por favor reflexiona con los siguientes puntos:

  • Una de las consecuencias del sharenting es que tus hijos pueden ser motivo de acoso. Otros padres del cole pueden comentar las fotos en casa “no hace más que sacar a los niños en las redes. El niño se ha puesto fondón, como no tengan cuidado…”, hacer algún tipo de crítica, burla, y que sus hijos trasladen esos comentarios en el colegio.
  • Otra consecuencia es la ciberdelincuencia. ¿Quién está viendo las fotos de tus hijos? ¿Se las están descargando? ¿Con qué finalidad? Una imagen para ti inocente puede tener connotaciones sexuales para muchas personas y usarse con finalidades perversas. Lo que tu publicas otros entienden que es público. Lo pueden capturar con el móvil, compartir y utilizar para lo que sea.
  • Cualquier publicación deja una huella digital para el futuro. Lo que ha hayas expresado en cualquiera de las áreas de la vida, determina la vida de tus hijos, aunque tus hijos no se identifiquen con esas opiniones en un futuro.
  • ¿Qué ganan tus hijos con estas publicaciones? Igual no les perjudican, cosa que dudo, ¿pero ganar? Ganar no ganan nada.
  • Y lo más importante, no deberías utilizar a tus hijos para sentir el apoyo, la aprobación, los likes de la gente. Sal tú, hazte fotos tú, habla de ti. Respetar la intimidad de tus hijos y su privacidad es clave para educar en valores. Y además está recogido en la ley de protección de datos. Seamos ejemplo de ello.

Queridos padres y queridas madres, si amáis a vuestros hijos por encima de todo, pensad por favor en las consecuencias de compartir sus fotos en las redes. Anteponed el bienestar psicológico y emocional, así como seguridad a largo plazo por encima de ese gusto que os da leer un comentario del tipo “qué belleza de niño”.

 

Gracias Pablo Rivero @pabloriverooficial por inspirarme este artículo con tu maravillosa novela «La Cría».

Compartir

Comenta la publicación del blog

Te puede interesar

Filtros

ABURRIMIENTO
Acción
Aceptación
Actitud
Adicción
Admiración
Adversidad
Agradecimiento
Altruismo
Amabilidad
Amistad
Amor
Amor propio
Anticipar
Apatía
Apoyo
Asertividad
Asignaturas
Audiolibros
Autoayuda
Autocompasión
Autocuidado
Ayudar
Bienestar
Bondad
Cambio
Cambios
Celos
Cerebro
Clínica
Coaching
Compañerismo
Compasión
Competición
Complicidad
Comprensión
Compromiso
Comunicación
Concentración
Conciencia
Conexión
Confianza
Consulta online
Control
Coronavirus
Crecimiento personal
Credibilidad
Creencias
Crianza
Crisis
Culpa
Decisiones
Dedicación
Deporte
Desamor
Deseos
Desesperación
Disciplina
Disciplina positiva
Discreción
Divulgación
Dudas
Duelo
Educación
Educar
Educar con serenidad adolescentes
Egoísmo
El minutillo de patri
Emocione
Emociones
Empatía
Empezar
Enfermedad
Entendimiento
Entrenador
Entrenamiento
Entrevistas
Equipo
Escucha
Escuela
Esfuerzo
Esperanza
Estímulos
Estrés
Etiquetas
Exigencia
éxito
Expectativas
Familia
Fatiga
FELICI
Felicidad
Fluir
Focalizar
Foco
Formación
Fortaleza emocional
Fracaso
Frustración
Fuerza de voluntad
Fútbol
Futuro
Generosidad
Gratitud
Habilidades sociales
Hábitos
Hábitos saludables
Hábitos. emociones
Hijos
Hipondríaco
Humildad
Ilusión
Incertidumbres
Inseguridad
Inteligencia
Intención
Intrusismo
Ira
Libro
Libros
Límites
Macbeth
Malos hábitos
Manipulador
Maternidad
Meditación
Mentalización
Mente
Miedo
Miedo e incertidumbre
Miedos e incertidumbres
Mindfuleating
Mindfulness
Móvil
Niños
Nutrición
Obedecer
Obediencia
Objetivos
Ocio
Odio
Olvidar
Oportunidades
Optimismo
Organización
Paciencia
Padres
Palabras
Pareja
Pas
Pasado
Pasión
Pensamientos
Pensamientos negativos
Perdón
Perdonar
Perfeccionismo
Perseverancia
Personas de bien
Personas tóxicas
Pesadillas
Premio
Preocupaciones
Presente
Presión
Priming
Privacidad
Procrastinar
Propósito
Propósitos
Proyectos
Prudencia
Psicología
Realidad
Realismo
Reconocimiento
Redes sociales
Reinterpretar
Reír
Relaciones personales
Relaciones tóxicas
Rendimiento
Resiliencia
Respeto
Responsabilidad
Running
Ruptura
Salud
Salud mental
Seguridad
Sensibilidad
Sentimientos
Serenidad
Sharenting
Silencio
Sinceridad
Síndrome impostor
Single
Sobreprotección
Soledad
Solidaridad
Soltero
Sueño
Sufrimiento
Superación
Tarjetas
Templanza
Tenis
Terapia
Terapia de pareja
Tiempo
Trabajo
Vacaciones
Validar
Valores
Vida plena
Vitalidad
Voluntad
Zona de confort
Ver otras temáticas

Categorías

Blog
Conferencias
Libros
Medios
Talleres
Personas de bien
El minutillo de Patri
Artículos & Podcasts