Nadie se casa con la idea de separarse algún día. Asumámoslo, nos vendieron una idea de amor irreal.

 

  1. FOBU (Fear Of Breaking Up)

Muchas parejas que representan la crónica de una muerte anunciada, no rompen porque no han alcanzado el nivel en el que el sufrimiento es mayor que seguir juntos.

¿Cuál es tu miedo? ¿Cómo te condiciona? ¿Qué podría ser lo peor que podría pasara?

 

  1. ¿He dejado de amar, de querer?

¿Cómo saber si seguimos amando a la pareja? El amor en la pareja tiene distintas fases. Y todos sabemos cuándo estamos fuera de todas ellas.

Estas preguntas pueden ayudarte a tomar conciencia:

  • No deseas hacer planes a largo plazo con la persona ni tener más compromisos.
  • Buscas alternativas con otras personas para no estar solos.
  • No deseas tener relaciones sexuales.
  • No hay muestras de amor o de afecto.
  • Piensas en otras personas que te atraen.
  • Sientes rechazo hacia la persona.
  • Discutes con más frecuencia y os hacéis reproches.
  • Te has vuelto muy inflexible e intolerante con la persona.
  • No te interesa su vida, ni la propia persona.
  • Sientes emociones incómodas.
  • No la admiras.
  • No tienes complicidad.

 

  1. Una terapia de pareja no resuelve el amor perdido

Por favor…atiende las peticiones de molestia de tu pareja, tenga razón o no. Una queja o un cambio de conducta debe ser escuchado.

 

  1. ¿Cómo resuelvo las dudas?

Empezando por la honestidad…

  • ¿Qué siento por esta persona?
  • ¿Se puede cambiar la causa del desamor?
  • Si se puede cambiar… ¿estamos a tiempo?

 

  1. ¿Y si me equivoco?

Toda decisión lleva siempre una pérdida.

  • ¿Qué te dice el corazón?
  • ¿Qué valores deseas tener en cuenta para tomar la decisión?
  • No te juzgues.
  • Trata de tener en cuenta tus valores. Ahí tienes la respuesta.

 

  1. No deberías seguir en pareja si…
  • Maltrato del tipo que sea
  • Miedo a destrozarle la vida
  • Cuando has normalizado el conflicto
  • Por los hijos
  • Si estás traicionando los valores de la pareja

 

  1. ¿Cómo romper?

 

Si eres tú quién toma la decisión:

  • Sé sincero. Mentir por lástima es faltar el respeto a la resiliencia de la otra persona.
  • No le pidas tiempo si lo tienes claro. Así la desestabilizas y alargas la agonía.
  • No prometas lo que no vas a cumplir.
  • Sé valiente. No esperes a que la otra persona tome la decisión.
  • No seas egoísta. Tomar un café después de una ruptura te deja bien a ti, peo no a la otra persona.

Si han roto contigo:

  • No supliques el amor de quién no te lo desea dar.
  • Ni mensajes, ni cafés, ni cenas.
  • No atosigues ni finjas.
  • Deja de espiar en las redes sociales y de buscar teorías de la conspiración.
  • No te engañes. No le interesas lo suficiente.
  • No es una guerra. Es una ruptura.
  • No utilices a los niños para hacer chantaje emocional.

 

Compartir en: