El comportamiento y la respuesta de nuestros hijos va a depender en gran parte de nuestro estilo de comunicación.

 

  1. Las formas son importantes

Cuida tu estado emocional. Las emociones condicionan tu estilo de comunicación. Elige con qué emociones vas a decidir tomarte una tregua.

 

  1. Escucha con atención

¿En qué consiste una escucha atenta?

  • No interrumpas cuando te esté contando algo.
  • No acabes sus frases.
  • No juzgues lo que está diciendo en ese momento.
  • No a las frases killer: “lo sabía, es que te lo dije, siempre igual”.
  • Deja lo que estés haciendo o si no es posible, emplaza la conversación.
  • Apoya con tu comunicación no verbal.
  • No aconsejes, no salves la situación, no sobreprotejas, no analices, solo dedícate a estar presente.
  • Pregunta en qué medida te necesita: consejos, apoyo, desahogo.

 

  1. Háblales con amabilidad

¿En qué consiste ser amable con ellos?

  • Pedirles las cosas por favor.
  • No levantarles la voz.
  • Preguntar si es el momento oportuno para poder hablar con ellos.
  • Preguntar si estamos interrumpiendo algo… no están a tu disposición.
  • Saber que su tiempo y sus cosas son tan valiosas con lo tuyo.
  • Darles las gracias cuando te confíen alguna confidencia.
  • Respetar sus secretos.
  • Tener palabras de amor, de cariño, de respeto y de amabilidad.

 

  1. En lugar de mandar…

En lugar de decir lo que tienen que hacer sin contar con su opinión, es preferible preguntar…

¿Qué piensas tú?

¿Cómo te gustaría actuar?

¿Qué dificultades encuentras?

 

  1. Empatía
  • Escucha con atención
  • Ten una actitud de caridad, comprensión y compasión
  • Acepta las diferencias
  • Abre tu corazón antes que la razón

 

  1. Cómo criticar y corregir

Si vas a corregir…

  • Habla sobre lo que no te gusta o no apruebas
  • Hazle saber cómo te hace sentir
  • Comenta cómo te gustaría que fuera
  • Habla de las consecuencias positivas para todos
  • Interésate por saber qué opina sobre lo que has comentado
  • Pregunta cuál es la barrera o la dificultad
  • Pide por favor, desde el respeto y la educación, un compromiso con lo que acordéis.

 

  1. Empieza tú

En lo tocante a comunicación con tus hijos, da lo que deseas recibir.

  • Comparte tus cosas, incluso tus miedos, emociones y preocupaciones
  • Pídeles consejo
  • Tómate en serio sus opiniones, consejos o ideas
  • Valora sus aportaciones
  • Deja que te pregunten

 

  1. Flexibilidad mental

Ser más flexible supone…

  • Escucha con interés y curiosidad. Esto no te obliga a cambiar de postura ni de opinión.
  • Cambiar no es una debilidad.
  • Sé curioso. Se trata de aprender. Los hijos tienen mucho que enseñarnos. Esto no nos califica como tontos.
  • Sé generoso y cede. No puedes ganar siempre, aunque creas que llevas la razón.
  • Cuida tu comunicación. Eres un modelo de conducta

 

  1. No vayas a pillarles

La comunicación requiere de nobleza.

 

  1. Destierra

La ironía, dar lecciones, sermonear, insultar o amenazar.

Compartir en: