¿Qué nos saca de quicio?

La ira es una de las emociones que más nos perjudican y hieren a los demás. Pero como todas las emociones, tiene su razón de ser. La ira es la muestra de enfado ante una injusticia, ante una humillación, ante lo que no podemos soportar. Sin la ira no hubiéramos conseguido muchos de los derechos que ahora tenemos las personas. No es que la forma justifique el premio, pero sí es cierto que, si algo no te duele, no te movilizas o no encuentras la fuerza suficiente para salir de tu zona de confort, manifestarte y luchar por lo que crees que merece la pena.

Si hicieras tu lista de las cosas que más te sacan de quicio, ¿qué escribirías? Nos suelen sacar de quicio temas que podemos resolver con amabilidad si aprendemos cómo.

Las mentiras

Lo peor que puedes hacer cuando te engañen es enfadarte y mostrar tu rabia, porque estarás reforzando el motivo por el que te miente, el miedo. Habla con la persona, con tu hijo, pareja, amigo y pídele de forma sincera que te explique el motivo de la mentira y la necesidad que tiene para hacerlo.

La impuntualidad

Ante la impuntualidad puedes optar por varias acciones. Si se trata de alguien que habitualmente es impuntual, no le esperes ni un minuto.

Si es alguien que habitualmente llega a su hora, solo tienes que preguntar y tratar de ser compasivo y empático con sus circunstancias. A todos nos puede pasar.

Las personas que se cuelan

Simplemente acércate a la persona y dile con amabilidad que la cola empieza más atrás. No hace falta que le mires mal o que le digas que tú llevas esperando veinte minutos. No des más explicaciones.

Las voces y los gritos

Cuando te griten, hazle saber a esa persona que te está gritando. Parece obvio, pero muchas de estas personas ni siquiera son conscientes del volumen de su voz con el que se expresan.

Que te atienda la voz de un ordenador

Paciencia, mucha paciencia. Ponte música agradable, pon el altavoz mientras esperas y pon el foco en la tarea que realizabas antes de la llamada. En el momento en el que te atienda alguien, regresas a tu llamada.

El abuso de los chats en el móvil

Lo mejor es que en estos casos, te des de baja del chat si es posible, o que lo silencies. No trates de ponerte al día de todo lo que han escrito. La mayoría de las veces no es nada importante.

La gente maleducada… (mismo consejo para la arrogancia)

No siempre podrás controlar la conducta maleducada de la gente con la que te vas a encontrar por la vida, porque no tendrás la confianza suficiente y tampoco puedes arriesgarte a que te contesten mal o te intimiden. Pero sí puedes alejarte y dejar de tener contacto con aquellos que no se comportan conforme a tus valores.

Compartir en: