Compartir

Si eres un líder, practica el agradecimiento

El agradecimiento es un acto generoso a través del que reconocemos cualidades, acciones, gestos, bondades, talentos o momentos a las personas que tenemos alrededor. El agradecimiento también es una forma o estilo de vida en la que uno practica dar las gracias por todo aquello que le ofrece la vida. Se puede agradecer desde el trato amable que el funcionario de correos tuvo contigo hasta la cena apetitosa que te ha preparado tu madre.

Ser agradecidos entre nosotros forma parte de relacionarse de forma amable y educada con los demás. Pero si eres líder, todavía es un rasgo que se valora mucho más. Cuando trabajas bajo el paraguas de un líder agradecido, no tienes un jefe, tienes una persona humana que si fija en qué haces bien para darle valor.

Cada vez que practicas el agradecimiento, como mínimo, alguien, se siente bien. Ser agradecido tiene muchas ventajas:

  • Fortalece los lazos emocionales. La persona objeto de tu elogio se siente valorada, querida o apreciada.
  • Mejora la autoestima y la confianza. Un reconocimiento, unas gracias, una atención personalizada permite que la persona sepa que está realizando de forma correcta su actividad. Le permite saber que eso es lo que se espera de ella, que su trabajo es útil y que suma. Saber que estamos desempeñándonos de manera eficaz nos hace sentir seguros y confiados.
  • Permite que las malas noticias se encajen mejor. Cuando estás acostumbrado como trabajador, como hijo o alumno a recibir elogios sinceros y ser reconocido por aquello que eres y aportas, cuando tu líder te formula una crítica, la encajas. Entiendes que es justo que te corrijan algo, igual que entiendes que es merecido el reconocimiento que recibes en otras ocasiones.
  • Dispara el sentimiento de pertenencia. Cuando alguien te hace sentir bien te gusta formar parte de ese alguien, de ese equipo o de esa empresa. Sentirte bien tratado, respetado y reconocido es una enorme fuente de bienestar.
  • Te sentirás mejor contigo mismo. La cara de quien recibe el elogio o tu agradecimiento hará que te sientas pletórico. Cada vez que hacemos algo bueno por los demás, repercute inmediatamente en nosotros.
  • Cambia tu foco de atención. Una persona que habitualmente da las gracias a los demás, en la forma que sea, es una persona que está atenta a las cosas positivas de la vida de otros.

No todos los agradecimientos tienen el mismo valor. Se siente claramente cuando alguien te está agradeciendo algo de forma sincera y honesta a cuando te lo dice como puro trámite. Por ello hay que ser muy cuidadoso con las formas y el contenido, porque lo que tendría que ser un momento de bienestar puede convertirse en un momento hipócrita que la persona no valore.

Para agradecer de forma sincera puedes:

  1. Mirar a la persona a los ojos, es decir, dirigirte hacia ella. Tu cara, tu mirada y tu cuerpo. La persona que recibe el elogio tiene que notar que tu atención está en ella. No vale dar las gracias y valorar algo de alguien mientras contestas los mensajes del móvil. Se podría interpretar que no es sincero o que te da vergüenza decirlo.
  2. Sonríe. Así conseguirás que la persona se sienta a gusto. Una sonrisa indica que tú, como padre, entrenador, maestro o líder, también lo estás.
  3. Sé concreto con tu elogio o agradecimiento. No hagas comentarios generales que puedan encajar con cualquier persona “eres muy grande, qué bien trabajas”. Este elogio, a pesar de ser un elogio positivo, no es algo personalizado. Es como regalar una tarjeta regalo del Corte Inglés. Simpe hace ilusión que te hagan un regalo, pero si es uno en el que sabes que han pensado en ti, todavía te emociona más. Un elogio concreto puede ser: “el informe estaba redactado realmente bien. Me encanta como has argumentado cada idea, tan fácil y clara que creo que todo el mundo lo entenderá perfectamente” o “me siento orgullosa de tu sobresaliente y de cómo te organizas para estudiar cada tarde. Te has convertido en una persona muy responsable con tus deberes”.
  4. “Gracias”, a veces basta con un simple “gracias”.Muchas veces, debido a la complicidad que existe entre dos personas, un simple “gracias con contacto ocular” es suficiente para el que el otro sepa lo agradecido que estás.
  5. Deja notas o ten pequeños detalles. Las palabras son maravillosas, pero un post-it con un “gracias” es una gran sorpresa para quien se lo encuentra.

Ser agradecido permite focalizar en todo lo atractivo, bonito y especial de las personas y de la vida, y se aprende a dar valor a lo que tenemos alrededor. Practicar la gratitud con uno mismo es maravilloso, pero hacerlo con los demás es un nivel superior.

Compartir

Te puede interesar

Filtros

ABURRIMIENTO
Acción
Aceptación
Actitud
Adicción
Admiración
Adversidad
Agradecimiento
Altruismo
Amabilidad
Amistad
Amor
Amor propio
Anticipar
Apatía
Apoyo
Asertividad
Asignaturas
Audiolibros
Autoayuda
Autocompasión
Autocuidado
Ayudar
Bienestar
Bondad
Cambio
Cambios
Celos
Cerebro
Clínica
Coaching
Compañerismo
Compasión
Competición
Complicidad
Comprensión
Compromiso
Comunicación
Concentración
Conciencia
Conexión
Confianza
Consulta online
Control
Coronavirus
Crecimiento personal
Credibilidad
Creencias
Crianza
Crisis
Culpa
Decisiones
Dedicación
Deporte
Desamor
Deseos
Desesperación
Disciplina
Disciplina positiva
Discreción
Divulgación
Dudas
Duelo
Educación
Educar
Educar con serenidad adolescentes
Egoísmo
El minutillo de patri
Emocione
Emociones
Empatía
Empezar
Enfermedad
Entendimiento
Entrenador
Entrenamiento
Entrevistas
Equipo
Escucha
Escuela
Esfuerzo
Esperanza
Estímulos
Estrés
Etiquetas
Exigencia
éxito
Expectativas
Familia
Fatiga
FELICI
Felicidad
Fluir
Focalizar
Foco
Formación
Fortaleza emocional
Fracaso
Frustración
Fuerza de voluntad
Fútbol
Futuro
Generosidad
Gratitud
Habilidades sociales
Hábitos
Hábitos saludables
Hábitos. emociones
Hijos
Hipondríaco
Humildad
Ilusión
Incertidumbres
Inseguridad
Inteligencia
Intención
Intrusismo
Ira
Libro
Libros
Límites
Macbeth
Malos hábitos
Manipulador
Maternidad
Meditación
Mentalización
Mente
Miedo
Miedo e incertidumbre
Miedos e incertidumbres
Mindfuleating
Mindfulness
Móvil
Niños
Nutrición
Obedecer
Obediencia
Objetivos
Ocio
Odio
Olvidar
Oportunidades
Optimismo
Organización
Paciencia
Padres
Palabras
Pareja
Pas
Pasado
Pasión
Pensamientos
Pensamientos negativos
Perdón
Perdonar
Perfeccionismo
Perseverancia
Personas de bien
Personas tóxicas
Pesadillas
Premio
Preocupaciones
Presente
Presión
Priming
Procrastinar
Propósito
Propósitos
Proyectos
Prudencia
Psicología
Realidad
Realismo
Reconocimiento
Redes sociales
Reinterpretar
Reír
Relaciones personales
Relaciones tóxicas
Rendimiento
Resiliencia
Respeto
Responsabilidad
Running
Ruptura
Salud
Salud mental
Seguridad
Sensibilidad
Sentimientos
Serenidad
Silencio
Sinceridad
Síndrome impostor
Single
Sobreprotección
Soledad
Solidaridad
Soltero
Sueño
Sufrimiento
Superación
Tarjetas
Templanza
Tenis
Terapia
Terapia de pareja
Tiempo
Trabajo
Vacaciones
Validar
Valores
Vida plena
Vitalidad
Voluntad
Zona de confort
Ver otras temáticas

Categorías

Blog
Conferencias
Libros
Medios
Talleres
Personas de bien
El minutillo de Patri
Artículos & Podcasts

¡Suscríbete a la Web y no te pierdas nada!