Compartir

25 de octubre de 2017

La ganancia de ser incoherente

25 de octubre de 2017

Con este título, o el artículo es un reto o entramos en el absurdo. Soy una fan de la coherencia. La predico, educo en ella y animo, sobre todo a los que representan un modelo de conducta, a practicarla. La coherencia es sin duda la mejor lección de vida. Porque “haz lo que yo te digo pero no lo que yo hago”, “consejos vendo que para mí no tengo” o “cuando seas mayor, comerás huevo”, no sirven para nada y llevan a perder la credibilidad en las personas que nos educan.

 

Pero…hay una excepción. Y ahora me entenderéis. Los domingos por la mañana mi misión es ir a nadar. Pero cuando abro los ojos no salto de la cama cuál día de los Reyes Magos, para qué nos vamos a engañar. Mi cerebro me dice “pero qué perezón, Patri”, “tienes un montón de trabajo, ¿de verdad que vas a perder dos horas en ir y venir con lo que tienes?”, “estoy hasta un poco resfriada, luego me dará el ataque de estornudos y rinitis por el cloro”. Me salen un montón de medias verdades y de medias excusas. Mis pensamientos van en una dirección, pero, en lugar de secundarlos, en ese momento me convierto en una auténtica incoherente.

 

Existe incoherencia cuando hay falta de relación o una relación contradictoria entre lo que dices o piensas y lo que haces. Así que yo te animo a partir de ahora a convertirte en un incoherente con todos esos pensamientos o ideas que tratan de limitarte, juzgarte, paralizarte o convencerte de aquello que no te conviene. Si tu pensamiento dice blanco, tú haces negro. A mí me va muy bien así, aunque al principio cuesta. Se trata de no hacerles caso a tus ideas. Que te dicen que ¿dónde vas?, pues tú te pones el bañador y preparas la mochila del gimnasio.

 

Hay ocasiones en las que no tenemos que escucharnos, en las que no tenemos que hacernos caso. Porque analizar, darle vueltas y encontrar medias excusas nos llevará a ser coherentes con la pereza, la falta de disciplina y a no cumplir nuestros objetivos. Y como que no. Que para torpedearnos ya hay muchos, no nos sumemos a la fila.

 

Así que la próxima vez que tengas una meta y empiecen los pensamientos vagos a hacerse hueco, decide si son los compañeros de viaje que deseas tener o si prefieres convertirte en un rebelde y no obedecerles. Puedes darles un portazo virtual, darle al delete, decirles que no están convocados o incluso, mandarlos al garete. Todo, menos hacerte su amigo. Ya lo decían nuestros padres, “aléjate de las malas compañías”.

 

El truco está en actuar en lugar de pensar. No eres tus pensamientos, eres tus acciones. Tu mente puede proponer, parlotear, argumentar o intentar sabotear. Pero tú eres quien inicia la acción. Y a pesar de que es cierto que son nuestros pensamientos los que nos guían, hay momentos en que debemos dejar de atenderlos, no escucharles y no hablarles. Ya conocéis mi “cartucho, cartucho, que no te escucho”. A mí me ha funcionado siempre. Es lo único que respondo cuando ahí arriba, en el ático, se ponen pesados. Llega un momento, en el que de no hablar con ellos, los pobres, cansados, se callan. Saben que no reciben atención y eso los extingue.

 

¿Te animas? Te prometo que es un potenciador de tus objetivos. Desde que dejas de hablar con los saboteadores, las metas están más a tu alcance.

Compartir

Comenta la publicación del blog

Te puede interesar

Filtros

ABURRIMIENTO
Acción
Aceptación
Actitud
Adicción
Admiración
Adversidad
Agradecimiento
Altruismo
Amabilidad
Amistad
Amor
Amor propio
Anticipar
Apatía
Apoyo
Asertividad
Asignaturas
Audiolibros
Autoayuda
Autocompasión
Autocuidado
Ayudar
Bienestar
Bondad
Cambio
Cambios
Celos
Cerebro
Clínica
Coaching
Colegio
Compañerismo
Compasión
Competición
Complicidad
Comprensión
Compromiso
Comunicación
Concentración
Conciencia
Conexión
Confianza
Consulta online
Control
Coronavirus
Crecimiento personal
Credibilidad
Creencias
Crianza
Crisis
Culpa
Decisiones
Dedicación
Delegar
Deporte
Desamor
Deseos
Desesperación
Disciplina
Disciplina positiva
Discreción
Divulgación
Dudas
Duelo
Educación
Educar
Educar con serenidad adolescentes
Egoísmo
Ejemplo
El minutillo de patri
Emocione
Emociones
Empatía
Empezar
Enfermedad
Entendimiento
Entrenador
Entrenamiento
Entrevistas
Equipo
Escucha
Escuela
Esfuerzo
Esperanza
Estímulos
Estrés
Etiquetas
Exigencia
éxito
Expectativas
Familia
Fatiga
FELICI
Felicidad
Fluir
Focalizar
Foco
Formación
Fortaleza emocional
Fracaso
Frustración
Fuerza de voluntad
Fútbol
Futuro
Generosidad
Gestión del tiempo
Gratitud
Habilidades sociales
Hábitos
Hábitos saludables
Hábitos. emociones
Hablar en público
Hijos
Hipondríaco
Humildad
Ilusión
Incertidumbres
Inseguridad
Inteligencia
Intención
Intrusismo
Ira
Libro
Libros
Límites
Macbeth
Malos hábitos
Manipulador
Maternidad
Meditación
Mentalización
Mente
Miedo
Miedo e incertidumbre
Miedos e incertidumbres
Mindfuleating
Mindfulness
Móvil
Niños
Nutrición
Obedecer
Obediencia
Objetivos
Ocio
Odio
Olvidar
Oportunidades
Optimismo
Organización
Paciencia
Padres
Palabras
Pareja
Pas
Pasado
Pasión
Paternidad
Pensamientos
Pensamientos negativos
Perdón
Perdonar
Perfeccionismo
Perseverancia
Personas de bien
Personas tóxicas
Pesadillas
Premio
Preocupaciones
Presente
Presión
Priming
Priorizar
Privacidad
Procrastinar
Profesores
Propósito
Propósitos
Proyectos
Prudencia
Psicología
Realidad
Realismo
Reconocimiento
Redes sociales
Reinterpretar
Reír
Relaciones personales
Relaciones tóxicas
Rendimiento
Resiliencia
Respeto
Responsabilidad
Running
Ruptura
Salud
Salud mental
Seguridad
Sensibilidad
Sentimientos
Serenidad
Sharenting
Silencio
Sinceridad
Síndrome impostor
Sindrome vida ocupada
Single
Sobreprotección
Soledad
Solidaridad
Soltero
Sueño
Sufrimiento
Superación
Tarjetas
Templanza
Tenis
Terapia
Terapia de pareja
Tiempo
Trabajo
Vacaciones
Validar
Valores
Vida plena
Vitalidad
Voluntad
Zona de confort
Ver otras temáticas

Categorías

Blog
Conferencias
Libros
Medios
Talleres
Personas de bien
El minutillo de Patri
Artículos & Podcasts