Si supiéramos comunicarnos con un poco más de elegancia, las relaciones sociales y profesionales sería mucho más sencillas. Y las podríamos disfrutar bastante más.

?️Ojo con la sinceridad

Muérdete la lengua. No puedes verbalizar todo lo que te pasa por la mente. Las personas excesivamente sinceras creen que es un valor. Pero hay una diferencia entre ser sincero y ser maleducado. Antes de ser sincero, piensa si la persona desea escuchar tu sinceridad, si va a aportar algo a la conversación o a la relación que tienes con la persona. Y si de verdad crees que alguno de tus consejos puede ayudarle sinceramente, pregunta si desea escucharlo.

?️Cero cotilleos

Nadie se fía de los imprudentes, bocazas o chismosos. Cuando hablas de la intimidad de otras personas los demás evitan contártelas a ti, con lo que pierdes la oportunidad de tener relaciones íntimas honestas y verdaderas. Y a ser posible, tampoco participes de los cotilleos de los demás. Ya sabes, quien calla, otorga.

?️Cuida tus formas

No solo es importante el contenido, también cómo lo transmites. Volumen, velocidad y tono del habla juegan un papel fundamental en la regulación emocional.

?️Ante la duda, calla

Si tienes dudas sobre lo apropiado que puede ser algo que vas a decir o compartir, sobre tu vida privada, sobre un punto de vista político, es mejor callar. Sobre todo cuando no conoces al grupo. Puede personas sensibles a según qué tipo de información. Si eres una persona discreta y prudente, normalmente no te encontrarás con este problema. Pero es típico que mucha gente haga un chiste, suelte un comentario con tal de hacer reír al grupo o de dinamizar. 

?️Interésate por el otra parte, por su vida

Es considerado y educado preguntar a los demás por cómo les va. Pregúntale por las cosas que le importan.

?️No interrumpas

Es de mala educación interrumpir. La conclusión que saca el otro es que no tienes interés. De ser así, dejarías que terminara lo que está contando. Incluso aunque sepas cómo acaba la frase, deja que sea la persona la que la finalice. 

?️No exijas, mejor pide

Es incómodo relacionarse y hablar con alguien que en lugar de pedir, demanda. Las exigencias no solo vienen por lo que se pide, sino por cómo se pide. Malas caras, reproches, amenazas, chantajes…

?️Mas que escucha activa, escucha con atención plena

Se trata de escuchar al otro con pleno interés y sin juzgar. Es una manera de ganarte su confianza. Nadie se abre a alguien que juzga, que dice que está mal, que corrige o que da consejos no pedidos. La atención plena en la escucha pasa por concentrarte por completo en lo que el otro está diciendo. Si en algún momento empiezas a hablar contigo mismo “yo creo que se equivoca”, vuelve en cuanto puedas a lo que el otro dice, no lo que dice tu voz.

?️Haz que la gente se sienta bien consigo misma

Elogia y reconoce. Personaliza tus reconocimientos y céntralos, si puedes, en valores. 

?️Por encima de todo, respeto

El respeto es mucho más que no gritar o no insultar. Es ser considerado, amable, discreto, oportuno. Debes respetar las opiniones de otros, sus decisiones, incluso cuando no las compartas. ¿Esto que voy a verbalizar es algo que yo querría escuchar sobre mí?

Compartir en: