No hay plan B

1 Con el deseo no basta

No es lo mismo desear que actuar. Desear puede hacernos sentir bien, pero difícilmente hará que se materialicen nuestros deseos.

 

2 No es enero…eres tú

Enero emociona porque todos creemos que necesitamos una fecha como pistoletazo de salida para convertir nuestras fantasías en realidad. La fecha es hoy. Es ahora.

Piensa y escribe…

Si yo en este momento, hoy día 7 estuviera ya en el modo ON…  ¿Qué estaría haciendo?

 

3 ¿Para qué?

Un cambio al que no le encuentras el sentido aumenta muchísimo la probabilidad de abandono. Y cada vez que abandonas, también empeoras la imagen de ti respecto a ese cambio “ves, es que no soy capaz. No tengo fuerza de voluntad”. Te equivocas, lo que no tiene es sentido. Fuerza de voluntad seguro que sí tienes.

Piensa y escribe…

¿Cómo cambiará mi vida, en qué la mejorará? Ten siempre presente el área de mejora.  Para ello puedes utilizar técnicas de visualización.

 

4 Pasa al modo ON

Planificar consiste en:

  • Elegir con qué empiezo. Si tienes varios propósitos, ¿cuántos puedes hacer a la vez?
  • Dónde, con quién, cuándo, en qué horario.
  • Agéndalo. Tu tiempo y tu propósito son muy importantes.
  • Póntelo fácil.
  • Ponte recuerdos. Nos olvidamos más por falta de atención que por falta de fuerza de voluntad.

 

5 No hay plan B

El plan B divide la atención y la energía. Da la oportunidad al cerebro de implicarse.

Si lo tienes claro, no dialogues con tu mente. No aceptes otra alternativa. Póntelo fácil. Es esto, es ahora.

 

6 Ojo con el optimismo

Está demostrado que un exceso de optimismo no ayuda.

Piensa y escribe…

Anota cada día tu progreso. Y junto a tu progreso, el esfuerzo que te ha supuesto, ¿qué has tenido que vencer? ¿Ha sido la pereza, el tráfico, la climatología, la dureza, la dificultad?

Piensa y escribe…

Si…, entonces yo… ¿En qué momento empieza el bucle por el que sueles terminar abandonando?

Romper tu rutina, levantarte más tarde, no terminar algún asunto, comer mal…

Anticípate en la manera en que sea posible.

 

7 ¿Qué suma?

  • Atrévete. ¿Y si no costara tanto?
  • Sé moderado. Tómate tu tiempo. Con paciencia puedes mantener la motivación cada día.
  • En grupo, mejor. Llegará un momento en el que te motive más tu grupo que el propio propósito.
  • Baja tu exigencia. Cuando tratamos de hacer todo perfecto, elevamos muchísimo nuestro nivel de frustración… y abandonamos antes.
  • Baja tus expectativas. Si tus expectativas súper positivas te defraudan, te desmotivarás y querrás abandonar.
  • Ni pierdes peso el primer día, ni te vas la barriguita como una tabla de planchar, ni comer de forma saludable se aprende de un día para otro y correr no es orgásmico… Ya lo irás disfrutando poco a poco.

 

8 ¿De qué me arrepentiré?

Está demostrado que dedicar unos momentos a pensar en lo mucho que te arrepentirás te ayudará a encontrar la motivación para saltar del sofá y comprometerte con tu propósito.

 

9 No es falta de voluntad…son emociones negativas

Piensa y escribe…

Busca algo más atractivo que la idea de procrastinar

Tenemos que encontrar algo más atractivo para el cerebro que el atractivo que tiene de por sí postergar. Postergar nos relaja, nos aleja de la dificultad o del aburrimiento.

¿Música, compañía, decorar, cambiar de entorno?

Piensa y escribe…

Perdónate por posponer

Nos da miedo perdonarnos. Los estudios sobre la gestión del fracaso afirman que el perdón permite liberarnos de la culpa y así tener un estado emocional más positivo, en el que sí seremos capaces de plantearnos comprometernos con la actividad que posponemos.

Piensa y escribe…

Practica el autoengaño

¿Si yo fuera a hacer lo que parece que no voy a hacer, qué haría a continuación? Trata de contemplar lo que postergas más que como una obligación, como una posibilidad. Y luego, comienza, ya verás como la motivación va detrás.

Piensa y escribe…

Haz tu mínimo

Desde el Behavior Design Lab de la Universidad de Stanford BJ.Fogg…a esto lo llama Baby Steps. Necesitas que sea MUY FÁCIL y que te requiera MUY POCO ESFUERZO.

Contesta a “Después de…, entonces haré…”

Piensa y escribe…

Póntelo fácil

¿Qué podrías dejar preparado que te facilitara ponerte a ello?

 

10 Pequeños detalles que suman

  • Árbol de los deseos
  • Collage con el recorrido
  • Diario de abordo
  • Tesoro de los propósitos
  • Anota lo que llevas conseguido
  • Tachar siempre motiva

 

Y recuerda…mañana seremos todo aquello por lo que nos esforzamos hoy.

Compartir en: